Ni perdón, ni olvido ¡Justicia para Malli!

(Documento leído en el Foro Universitario “Por mi derecho a estudiar sin que me maten”)

20 de mayo de 2014 Aparece en las noticias el asesinato de Mallinali Saucedo de 17 Años, Originaria de Puerechucho municipio de Huetamo, estudiante de la preparatoria Pascual Ortiz Rubio de la UMSNH, joven que como tantas otras tiene que verse en la necesidad de dejar el núcleo familiar y mudarse a las capitales de sus estados para poder seguir continuando sus estudios, jóvenes que tienen que venir a vivir a ciudades en donde algunas veces no conocen a nadie, no conocen las calles, etc.

Malli desapareció el 18 de mayo de 2014 en la ciudad de Morelia, dos días después, su cuerpo fue encontrado en las orillas de un canal de aguas negras de Uruetaro municipio de Tarimbaro. Su cuerpo presentaba múltiples marcas de golpes (más de 40 señala su padre) y señales de violencia sexual, muestra de la saña con que fue realizado el asesinato.

A tres años del asesinato de Malli las autoridades universitarias no se han posicionado, no han salido a dar la cara y a exigir se esclarezcan los casos de una chica que fue estudiante de la preparatoria número 2 de la UMSNH. Así mismo las autoridades estatales no han presentado avances ni esclarecimiento alguno de los hechos, no se ha localizado a los culpables, han sido lentos y negligentes creando además con esto un clima de impunidad en donde se deja ver claramente que no hay seguridad para las mujeres en el estado.

El feminicidio es el asesinado de mujeres por el simple hecho de ser mujeres, crimen que se sustenta en la completa tolerancia y complicidad de los gobiernos. En este sentido, no solo es producto de quien lo ejerce de manera directa, sino que forma parte de una violencia estructural hacia las mujeres cuya base es la tolerancia de los gobiernos en turno, pues son cometidos en un ambiente de absoluta impunidad, que permite que no exista ningún costo para el asesino, a la vez que se atemoriza a la población y en especial a las mujeres ya que con estos sucesos, nos damos cuenta, que si asesinan a una pueden hacerlo de igual forma con cualquiera de nosotras.

“En cuanto al tema de los feminicidios, citando a la Doctora Julia Monárrez Fragoso, quien retomando el marco teórico propuesto por de Diana Russell caracteriza al feminicidio como el resultado de la relación inequitativa entre los géneros; la estructura de poder y el control que tienen los hombres sobre las niñas y mujeres que les permite disponer sobre sus vidas y sus cuerpos, decidiendo ellos el momento de la muerte; los motivos a los que se recurre para justificar el asesinato; los actos violentos que se ejercen en el cuerpo de la víctima; la relación de parentesco entre la víctima y el victimario; los cambios estructurales que se dan en la sociedad; la falta de investigación y procuración de justicia por parte de los aparatos designados; lo que implica necesariamente la responsabilidad y/o complicidad del Estado.”

En México 2 de cada 3 mujeres han sufrido algún tipo de violencia (simbólica, sexual o física) por día se comenten entre 6 y 7 casos de feminicidios y se encuentra entre los 25 países en el mundo con una tasa elevada de feminicidios. Michoacán se encuentra en el 5º lugar de los estados con mayor tasa de defunciones femeninas con presunción de homicidio.

Según datos de la red de mujeres en contra de la violencia feminicida en Michoacán de los 1400 casos de asesinatos de mujeres en el estado, solo 50 de cada 100 casos se tipifica como feminicidio.

De los 750 casos que se han enmarcado como feminicidios: 38 de cada 100 mujeres se desconoce la causa de la muerte, 28 de cada 100 se desconoce la identidad de la víctima, 65 de 100 de mujeres se desconoce dónde fueron asesinadas y 43 de cada 100 mujeres las autoridades no han brindado información alguna.

La forma más comunes en que son asesinadas las mujeres por razones de genero son: 19 de cada 100 mujeres fueron asesinadas a golpes, 24 de cada 100 mujeres fueron asesinadas con arma de fuego, 13 de cada 100 mujeres fueron estranguladas, ahorcadas o ahogadas, 13 de cada 100 mujeres fueron atacadas con armas cortantes o punzocortantes y 31 de 100 mujeres fueron asesinadas de otras maneras.

“Los municipios donde más casos se reportaron en estos años son Apatzingan, Los Reyes y Peribán, Zamora, La Piedad, Tarimbaro, Morelia, Uruapan y Lázaro Cárdenas, sin embargo no se exentan los demás municipios de presentar casos que por la falta de información o la pésima actuación de las autoridades se desconoce si se ha levantado o no el registro.”

Consideramos que el estado mexicano ha fomentado o ha sido responsable directo o cómplice, al tolerar, perpetuar y permitir la violencia sistémica contra las mujeres con total indiferencia. La violencia contra las mujeres tiene un vínculo directo con el ejercicio del poder en general y particularmente con el poder político del estado.

Es por eso que el asesinato de Mali forma parte de todo un sistema que no funciona, que no brinda seguridad y que ni siquiera hace nada por esclarecer los casos y brindar justicia a las familias de las que desgraciadamente han sido víctimas.

Las autoridades no tienen la capacitación necesaria para tratar dichos eventos, pues `por lo regular toman el papel de juez y se colocan del lado del victimario, la investigadora Susana Velázquez sostiene que dentro del imaginario social la victimización del genero mujer, por lo menos se manifiesta en dos vías: una avala y sostiene los estereotipos femeninos de vulnerabilidad, debilidad y sumisión. Otra sostiene que las mujeres son las responsables de precipitar las conductas de los varones a través de la provocación.

¿Cómo funge el Estado ante estas situaciones de violencia? El Estado, la máxima autoridad, se mantiene indiferente en materia legislativa, lejos de canalizar en acciones concretas y eficientes para la prevención y atención de la violencia que viven las mujeres. Las mujeres son excluidas y olvidadas en materia de seguridad por el Estado Mexicano, ello porque en casos de feminicidio, violación y abusos sexuales se ha mantenido indiferente, perpetrando de esta manera un ambiente de violencia en donde las mujeres somos las más afectadas.

“Es importante mencionar que al tener el Estado un carácter de clase, éste tipo de violencia que se ejerce contra las mujeres también tiene una dimensión clasista; no es casual que los feminicidios y las múltiples formas de violencia en éstos casos tengan generalmente el rostro de mujeres trabajadoras. Considerar esto, implica reconocer que existe una complicidad directa entre el estado y los intereses de clase que defiende.”

Y no solo del estado sino que es un problema más de fondo. El capitalismo y el patriarcado como sistemas de poder se sustentan y complementan uno a otro. Como bien lo señala Andrea D`Atri “si bien no surge con el capitalismo, la opresión de las mujeres adquiere bajo este modo de producción, rasgos particulares convirtiendo al patriarcado en un aliado indispensable para la explotación y el mantenimiento del status quo”.

El caso de Mallinali es lamentable pero al igual que ella muchas otras mujeres han sido víctimas de este sistema violento en el que vivimos, es por eso que creemos que esta fecha además de recordar a Malli y exigir justicia por ella, esclarecimiento de los hechos y el posicionamiento de las autoridades universitarias, también debe ser una fecha para alzar la voz en contra de todos estos casos lamentables y dolorosos y exigir justicia por todas y cada una de nuestras hermanas que han sido víctimas de feminicidio.

Debe ser una fecha en la que podamos dejar en claro que las mujeres también tenemos derecho a ingresar a las universidades (ya que los exámenes de ingreso además de ser clasistas también son machistas), desarrollarnos de manera plena en ellos, libres de acoso por parte de profesores y alumnos, tenemos derecho a desarrollar nuestra intelectualidad a la par que nuestros compañeros hombres, y además, tenemos derecho de estudiar y que se nos garantice seguridad, ya sea dentro de los centros educativos como en los sitios públicos, tenemos derecho a trasladarnos al lugar donde deseemos ejercer nuestro derecho a estudiar, tenemos derecho a hacerlo sin miedo y sobre todo tenemos derecho a que no nos maten.

Ahora más que nunca es necesario que las mujeres nos organicemos para exigir que se nos garantice la vida y la seguridad. Manteniendo una constante vigilancia de los funcionarios en el cumplimiento de sus cargos públicos y de los procedimientos que llevan a cabo en materia de seguridad. Y en conjunto con el resto de las organizaciones populares que luchan por la defensa de los derechos democráticos en México, crear conciencia sobre la violencia feminicida como un problema social y que como tal, es necesario que la sociedad en general salga a las calles a rechazar cualquier tipo de violencia contra las mujeres. Es urgente exigir justicia para los casos de mujeres que han sido asesinadas en el país y en nuestro estado, los cuales pocas veces son resueltos.

Cuando un pueblo ve como normal la violencia contra las mujeres, es signo de una ceguera crónica, de una normalización de la violencia y de una profunda indiferencia ante el dolor de cientos de familias que aun lloran las muertes de sus mujeres, la indiferencia ante miles de mujeres que son violentadas día a día dentro de sus hogares, centros de estudios o centros de trabajo, espacios que deberían representarle seguridad.

Por todo lo anterior llamamos a la memoria, indignación y protesta por casos como el de Mallinali y que su caso al igual que muchas otras mujeres aún no se ha resuelto. Demandamos así mismo un alto total a la violencia contra las mujeres, justicia en los casos de feminicidio y castigo a los culpables ante estos casos tan atroces.

 

¡Alto a los feminicidios! ¡justicia para Malli!

¡una mujer que lucha es una mujer libre!

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s